¿Cuál es la diferencia entre Abogado de Oficio y Abogado Particular?

Diferencia entre abogado y procurador

Imagen de Tim Gouw

Hay ocasiones en que una persona necesita un abogado. Sin embargo, los servicios de un profesional de las leyes suelen ser de costos medios a elevados, por lo que muchas personas no pueden pagar por ellos. En estos casos, la Constitución Española en su artículo 24 establece que “[…] todos los ciudadanos españoles tienen derecho a la defensa y la asistencia por parte de un letrado […]”. Muchos otros países, si no es que la mayoría, poseen artículos similares. Se considera un derecho fundamental, así como una garantía individual el poder defenderse legalmente: una persona, aun si no posee la capacidad de pagar por los servicios de un abogado, debe poder defenderse. Aquí entra la figura del abogado de oficio; un profesional del derecho y las leyes, empleado del Estado, que defiende a los menos privilegiados sin esperar un pago por parte de sus clientes, a cambio.

Tabla de comparación

Abogado de oficio
Abogado particular
¿Qué es?Se trata de un licenciado en Leyes o Derecho. Un abogado de oficio trabaja para el Estado. Estos son designados a aquellas personas en necesidad de tutela o asistencia jurídica que no cuentan con los recursos necesarios para pagar un abogado particular.Un abogado particular tiene el mismo grado de preparación que un abogado de oficio. En algunos casos incluso pueden poseer un mayor grado de preparación, pero esto no es determinante. Un abogado particular trabaja en bufetes de abogados, donde son contratados directamente por sus clientes.
¿Quién le paga?El abogado de oficio es empleado del Estado, por lo que el gobierno le paga.En cambio, los servicios de un abogado particular deben ser cubiertos por el cliente, quien lo contrata.
En la constituciónTodas las personas tienen derecho a la tutela judicial y a un proceso rodeado de igualdad e independencia. De la misma manera, todos tienen derecho a la asistencia necesaria para llevar a cabo un proceso judicial. Estos aplican para todas las personas por igual, sin importar sus recursos, grado educativo, profesión u oficio, sexo, etc. El abogado de oficio se encarga de representar a los ciudadanos que tengan menos posibilidades económicas.De la misma manera, todas las personas poseen el derecho a la defensa (de un acusado ante la ley). Sin embargo, así como existen personas que no pueden pagar por asistencia y representación jurídica, hay quienes sí. Cualquier persona tiene derecho a elegir si contratará a su propio abogado o requerirá uno de oficio. De la misma manera, se tiene derecho a elegir el abogado específico que contratará de ser el caso.

Referencias