¿Cuál es la diferencia entre Demencia y Alzheimer?

Diferencia entre Demencia y Alzheimer

Imagen de Matthew Bennett

La demencia (senil) y el Alzheimer son dos enfermedades que son conocidas por afectar principalmente a personas de la tercera edad. Existe una confusión generalizada en torno a estos dos padecimientos debido a lo similar de sus cuadros clínicos. Si bien, ambos son similares, existen pequeñas pero significativas diferencias entre padecer una y otra.

Tabla de comparación

Demencia
Alzheimer
DescripciónLa demencia es un síndrome crónico-progresivo que implica una disminución considerable de la función cognitiva. Esto afecta las capacidades de pensar, recordar y razonar. Además, se ven afectados la comunicación, el intelecto, el comportamiento, el juicio y el sentido de la orientación. Una persona que padece demencia puede tener problemas para llevar a cabo tareas cotidianas de manera independiente. Por lo tanto, la demencia es un padecimiento que impide a quien la padece llevar una vida normal.El Alzheimer es la forma más conocida de la demencia. Se puede decir que es un tipo de demencia, de hecho. Se trata de un padecimiento neurodegenerativo que afecta principalmente a la memoria, la forma de pensar y el comportamiento. A medida que las neuronas mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian, la enfermedad empeora. Después del diagnóstico se espera que el paciente viva en promedio 10 años. Sin embargo, al ser un proceso degenerativo, es imperativo que se procure al paciente de una buena calidad de vida..
Síntomas
  • Pérdida de la orientación espacio-temporal.
  • Pérdida gradual de la identidad propia.
  • Cambios de personalidad y de conducta repentinos e inesperados. La persona con demencia puede presentar rasgos psicóticos, depresivos y delirantes.
  • Trastornos del lenguaje.
  • Afectaciones en la habilidad motora.
  • Fallos en la memoria de corto plazo.
  • El primer síntoma es la incapacidad de la persona de adquirir nuevos recuerdos.
  • Existe confusión mental.
  • Irritabilidad y agresividad.
  • Trastornos del lenguaje.
  • Pérdida de memoria de corto plazo.
  • Tendencia a aislarse de quienes le rodean.
  • Pérdida gradual de algunas funciones biológicas.
TratamientoSi bien, no existe cura para la demencia, existe una serie de tratamientos que pueden mejorar notablemente la calidad y expectativa de vida del paciente. Cabe mencionar que a pesar de su severidad, la demencia no es tan implacable como el Alzheimer. Si bien, para quien la padece y quienes le rodean puede resultar abrumador, lo cierto es que con el tratamiento adecuado el paciente puede vivir una vida digna. Es importante, sin embargo, rodear a la persona de un ambiente estable, comprensivo, de tolerancia y amor. Mantener a la persona ocupada con actividades sencilla puede ser una buena forma de ayudarla a sentirse bien consigo misma.A pesar de no existir una cura conocida, es posible mejorar la calidad de vida del paciente. Existen por ejemplo, algunos medicamentos que inhiben algunas enzimas encargadas de descomponer neurotransmisores que inciden en la memoria y otras funciones cognitivas. Es necesario que un médico sea quien respalde el tratamiento, pues estos medicamentos pueden tener efectos adversos serios. También se recomienda rodear a la persona de un ambiente en paz. La familia juega un papel muy importante y se recomienda den la mayor estabilidad posible al paciente. Existen también algunas terapias cognitivo-conductuales cuya finalidad es disminuir las distorsiones cognitivas.
PronósticoLa demencia en sí no tiene cura, ni su evolución progresiva puede ser revertida.El Alzheimer tampoco tiene cura y se considera una enfermedad terminal.

Referencias