¿Cuál es la diferencia entre Sarcasmo e Ironía?

Sarcasmo e ironía son dos de las figuras retóricas más populares. Una figura retórica es una construcción lingüística mediante la cual al decir algo no sólo se acepta su significado literal, sino que su misma forma le da una peculiaridad extra. El sarcasmo por un lado, se trata de una forma de burla ingeniosa, una crítica mordaz. Mediante ésta, una persona puede expresar su molestia o desagrado ante una situación específica. Un poco similar  es la ironía. No obstante no debe olvidarse que ambas son completamente diferentes.

La ironía es una figura mediante la cual el emisor da a entender un mensaje contrario a lo que realmente quiere decir. Es una especie de paradoja implícita que debe ser recibida y comprendida por el receptor sin necesidad de ser explicada. En ambas resulta muy importante para la comprensión del mensaje el lenguaje corporal y el tono de voz de quien lo emite.

Tabla de comparación

Sarcasmo
Ironía
DefiniciónEl sarcasmo es una figura retórica en la forma de una crítica no directa. Se trata de una burla no explícita mediante la cual se expresa desagrado, desacuerdo o desdén. Se dice que el sarcasmo es la forma más vil del humor pero la más alta del ingenio.De la misma forma, la ironía se trata de una figura retórica en la cual se da a entender lo contrario de lo que realmente se quiere decir. La ironía se ayuda del contexto exterior: se denota el significado real de lo que se pretende dar a entender mediante el lenguaje corporal, el tono de voz y un vocabulario específico.
EtimologíaSarcasmo viene del latín sarcasmus que literalmente quiere decir “morderse los labios”.Ironía por otro lado, viene del griego eironeia, que quiere decir ligeramente “fingir ignorancia” y “disimular”.
Características generalesDebido a que el sarcasmo no es literal o directo, puede llevar a las personas a una fácil confusión. No obstante, si el receptor presta atención al emisor, si se fija en el lenguaje corporal, si es capaz de notar las diferencias en su registro oral, no debe tener problemas para entenderlo. Por supuesto, esto depende también de factores culturales ya que el sarcasmo no es igual en todas las culturas. Lo que puede percibirse como enteramente grosero por alguien puede ser una burla mordaz e inteligente para otra persona. Por esta razón es importante saber en qué momento y con qué personas usarlo, para evitar confusiones, disgustos o malinterpretaciones que puedan llevar a algo más serio.La ironía, por su lado, puede tener varias connotaciones. Puede ser desde cómica hasta trágica, dependiendo de la situación. Por ejemplo, una ironía cómica es al tener un mal día pensar “las cosas no podrían ir peor” solo para darse cuenta más tarde que el día está lejos de mejorar. Cabe mencionar que, al igual que el sarcasmo, es necesario contar con conocimiento cultural del ambiente en que la persona se desenvuelve. La ironía no tiene traducción, e incluso muchas veces ni siquiera equivalente. De hecho una ironía no tendría que ser explicada para ser entendida. Es por eso que resulta tan importante el bagaje cultural de quien lo dice y quien lo recibe.

Referencias

Artículos Relacionados