¿Cuál es la diferencia entre Agnóstico y Ateo?

Los agnósticos claman que no es posible tener absoluta certeza de la existencia de algún dios o dioses. Se puede decir que creen que aunque otros individuos tengan certeza de la existencia de Dios, ellos no la tienen. Esto se debe a que de acuerdo con ellos, no hay nada “real” o “seguro” al respecto.

Por otro lado, los ateos  niegan la existencia de algún dios y rechazan cualquier tipo de creencia teísta. Si se quiere definir mejor, el ateísmo es la ausencia de cualquier creencia en alguna deidad; conocido como no-teísmo. Aunque se cree que los ateos no son religiosos, algunas religiones como el budismo, se clasifican como ateas. Esto se debe a que no creen en un dios “personal”.

Tabla de comparación

Agnóstico
Ateo
Vida después de la muerteDesconocen su existencia.No hay, algunos claman no estar seguros de ella.
PosiciónUn agnóstico cree que es imposible saber si existe dios. Sin embargo la rama débil, cree que tal vez en un principio la respuesta era sabida, pero con el tiempo se perdió. Aun así todos tienden a creer que la respuesta no es relevante.Un ateo cree que no existe ningún dios. Ellos no creen en la existencia de ninguna entidad divina, de hecho. Sin embargo, la rama débil del ateísmo tampoco niega rotundamente la existencia de cualquier dios.
Tipos específicosExiste el ateísmo agnóstico (negativo, débil o ateísmo ligero).
El teísmo agnóstico.
Agnóstico pragmático o apático.
También el agnóstico fuerte.
Y el agnóstico débil.
Existe el ateísmo agnóstico (negativo, débil o ateísmo ligero).
El ateísmo nóstico (o gnóstico; positivo, fuerte o rígido).
El apateísmo (ateísmo pragmático o práctico)
Además del ateísmo implícito y el ateísmo explícito.
ArgumentoLos agnósticos no creen en las declaraciones de quienes intentan demostrar la existencia de dios. Sin embargo, tampoco creen en quienes intentan demostrar la no existencia de dios.Los ateos descartan la existencia de alguna deidad. Además creen que la carga de demostrar la existencia de dios debe caer sólo sobre aquellos que creen.
EtimologíaViene del antiguo griego “a” (sin) y “gnosis” (conocimiento).Viene del griego “atheos” “a” (sin) y “theos” (dios).
Acuñado porThomas Henry HuxleySe menciona el término en el Nuevo Testamento, en Efesios 2:12
Tipos específicosThomas Jefferson, Carl Sagan, PIers Anthony, Susan B. Anthony.Richard Dawkins, Christopher Hitchens, San Harris, Dan Dennett.

Contenidos: Agnóstico vs. Ateo

1. ¿En qué creen los agnósticos y los ateos?
1.2 Fe y escepticismo
2. ¿Quiénes son los agnósticos y los ateos?
3. ¿Cómo perciben el escepticismo las religiones?
4. Referencias (en inglés)

¿En qué creen los agnósticos y los ateos?

Los ateos no creen en un dios (o dioses) ni en ninguna doctrina religiosa. Tampoco creen en la vida después de la muerte ni para bien, ni para mal. A los ateos les gusta basar sus creencias en evidencia (científica) disponible. Rezar para ellos es inútil, aún si se hace con buenas intenciones; de acuerdo con ellos, cada quien es responsable de  su propio bienestar o destrucción. Algunos ateos son más extremos y sienten una gran antipatía hacia el teísmo, pues están convencidos que la religión ejerce un efecto negativo en la humanidad. A estas personas también se les conoce como antiteístas.

Los agnósticos poseen un grado menor de escepticismo, pues no están seguros de la existencia o no existencia de un dios (o dioses). Si bien algunos agnósticos se consideran personalmente inseguros, otros creen que es imposible que alguien compruebe la existencia o no existencia de Dios. Los agnósticos apáticos consideran que el cuestionamiento acerca de la existencia de Dios es irrelevante y carece de mayor importancia.

Hay ocasiones en que ateos y agnósticos entran en conflicto acerca de su auto-identificación. Los ateos critican a los agnósticos por ser debiluchos, mientras los agnósticos critican a los ateos por ser tan severos dentro de su sistema de creencias cuando existe tanta gente religiosa.

La mayoría de los ateos y agnósticos se consideran a sí mismos escépticos, libres pensadores y humanistas seculares. Entre otras cosas, tienden a rechazar explicaciones espirituales o pseudocientíficas que intentan explicar fenómenos científicamente comprobables. A pesar de que la mayoría pasa por alto cualquier tipo de creencia y explicación espiritual, cerca del 82% de estas personas dicen haber experimentado un “momento” espiritual donde sienten una profunda conexión con la naturaleza y el planeta.

En cuanto a sus inclinaciones políticas estás varían. Por ejemplo, en Estados Unidos la mayoría suelen ser demócratas-independientes a favor de la separación entre la iglesia y el estado. En las elecciones presidenciales del 2012, el 65% votó por Barack Obama, mientras el 27% lo hizo por Mitt Romney.

Fe y escepticismo

Tanto agnósticos como ateos suelen clasificarse de acuerdo a que tal débiles o fuertes y rígidas o flexibles son sus creencias, convicciones y prácticas. El famoso biólogo evolucionista (y ateo) Richard Dawkins describió este concepto. Para esto, creó una escala de siete niveles de creencias y describió a detalle cada una en su libro “The God Delusion”. Esta escala sirve para demostrar que hay varios niveles de fe, que ser religioso no es lo mismo que ser fundamentalista y ser ateo no es lo mismo que ser antiteísta. A continuación un breve resumen de estas siete escalas:

  • Teísta firme. Están 100% seguros de la existencia de Dios. En palabras de C.G. Jung, “No lo creo, lo sé”
  • Teísta de facto. Creen en muy altas probabilidades de la existencia de Dios, pero no están seguros al 100%. “No estoy completamente seguro pero creo en Dios y vivo mi vida asumiendo que Dios existe”
  • Inclinaciones hacia el teísmo. Más alto que 50% pero no más. “No estoy seguro, pero me inclino a creer en la existencia de Dios”
  • Completamente imparcial. Exactamente 50%. “La existencia de Dios, así como su inexistencia, son ambos igualmente probables o improbables”
  • Inclinaciones hacia el ateísmo. Menos que 50% pero no demasiado más. “No estoy seguro, pero me inclino a creer que Dios no existe”
  • Ateo de facto. Muy pocas probabilidades, sin llegar a 0%. “No estoy muy seguro pero creo que la existencia de Dios es muy improbable y vivo mi vida sin preocuparme por su existencia”
  • Ateo firme. “Creo que Dios no existe, con la misma convicción con la que Jung sabe que si existe”

Dawkins, por su parte, declare considerarse un 6.9 en esta escala.

¿Quiénes son los agnósticos y los ateos?

Cerca de una 16% de la población mundial no están afiliados a nunca religión ni creencia. Entre los países con mayor población no-religiosa están China, la República Checa, Francia, Islandia y Australia.

De acuerdo con varias encuestas, entre un 15 y un 20% de los estadounidenses no profesan ninguna religión. Además, más del 30% no visita con regularidad alguna iglesia o templo ni creen que la religión sea importante (esto independientemente de si se identifican con alguna creencia o no). Poco más de un tercio de los estadounidenses de menos de 30 años se consideran no-religiosos. Entre los científicos, esta cifra aumenta dramáticamente hasta un 50%. El no-creyente promedio es un hombre joven, con estudios, caucásico y soltero, que vive en la costa oeste de Estados Unidos.

A pesar de que las cantidades de no-creyentes van a la alza, relativamente pocos entre ellos elige etiquetarse como agnósticos o ateos. Casi el 20% de los estadounidenses dijeron no estar afiliados durante el 2012. Sin embargo solo el 3.3% se etiquetó como agnóstico y aún menos (sólo el 2.4%) se auto-etiquetó como ateo. La mayoría de personas no afiliadas a una religión (el 13.9%) se identifican como  “ninguna en particular”.

¿Cómo perciben el escepticismo las religiones?

La mayoría de los textos religiosos tienen un punto de vista negativo acerca de los no creyentes. El Nuevo y el Antiguo Testamento de la Biblia aconsejan a los creyentes “ser piadosos con los que dudan”, aunque también los llaman “corruptos y sus viles acciones”. En el libro de las Revelaciones a los no creyentes se les asocia con los asesinos, con los ofensores sexuales, las brujas los hechiceros y los mentirosos. Todos tienen como castigo el infierno.

El Corán es también agresivo contra los que no creen, diciendo que aquellos que no creen deben ser castigados, que nadie debe ser su amigo y que están destinados al infierno.

Con las religiones más populares oponiéndose al ateísmo, se ha convertido hasta cierto punto en un peligro para las personas no religiosas hablar abiertamente acerca de su escepticismo y reticencia, sobre todo cuando se trata de religiones populares. Esto es especialmente “común” en países donde existen leyes contra la apostasía (renuncia personal a cualquier tipo de creencia religiosa o política) y la blasfemia, que convierten a la falta de fe o las creencias alternativas en prácticas ilegales y punibles. Estos castigos pueden ir desde una simple multa, tiempo en prisión y hasta la muerte. De hecho aún existen siete países en los que por ley los ateos cuentan con menos derechos y se les puede encarcelar y en casos más severos, ejecutar.

Dichas leyes (y otras normas culturales similares) suelen ser impuestas autoritariamente. Por ejemplo, el blogger saudí Raif Badawi fue públicamente azotado por el (ciber) crimen de “insultar al islam” en su sitio web (Free Saudi Liberals) y por haber desobedecido a su padre. Aún está por decidirse si con eso basta o se le dictará pena de muerte (por decapitación). De forma similar, en Bangladesh un blogger ateo fue “hackeado a muerte –a machetazos” por sus textos pro-seculares.

Junto con los musulmanes, los ateos y los no religiosos, son las personas percibidas como la minoría menos confiable en los Estados Unidos. Varias encuestas han demostrado que a las personas ateas se les percibe de forma negativa, caso contrario a lo que sucede con las personas religiosas (con excepción de los musulmanes). Incluso, tienen peores “calificaciones” que los miembros de la comunidad LGBT y cualquier minoría racial.

Referencias

Artículos Relacionados