¿Cuál es la diferencia entre Bienes Mancomunados y Bienes Separados?

Matrimonio civilMatrimonio por bienes mancomunados

El matrimonio es una parte importante en la vida de muchas personas. Este se define como la unión una institución social o religiosa en la que un par de miembros une sus vidas. A pesar del amor y las ganas de contraer matrimonio, es muy importante valorar todas las opciones antes de casarse.  Al decidir tener una ceremonia civil, es decir, frente a un juez, se tiene la opción de hacerlo en una de las dos o tres modalidades de regímenes patrimoniales disponibles: bienes mancomunados y bienes separados. Estos dos regímenes patrimoniales, firmados frente a un notario, sirven para decidir la manera en la que se administrarán los bienes durante el matrimonio. Incluso sirven como referencia para saber de qué forma se dividirán los bienes en caso de que el matrimonio termine en divorcio.

Bienes mancomunados quiere decir a grandes rasgos que la pareja compartirá todos los bienes adquiridos a partir del primer día de matrimonio. Dentro del régimen de bienes separados, en cambio, cada posesión pertenece a quién la haya hecho originalmente.

Tabla de comparación

Bienes Mancomunados
Bienes Separados
DefiniciónTambién llamado sociedad conyugal. A partir del día en que se contrae matrimonio, cualquier bien que adquiera la pareja es en igual proporción de ambos. Esto, sin importar quién de los dos los haya adquirido.Régimen patrimonial de matrimonio en el cual cada uno de los dos miembros del matrimonio administra sus propios bienes. Cada uno es dueño de lo que adquiere.
En caso de divorcioEn caso de divorcio, una pareja casada bajo este régimen debe por ley repartir en partes iguales (50-50%) todos los bienes que durante el tiempo que duraran casados, se hayan adquirido. Lo mismo aplica para las deudas.Cada quién se queda con sus propias pertenencias. No hay obligación de repartir los bienes, ninguna de los dos partes pierde lo suyo o gana lo del otro.
En MéxicoBajo este régimen queda establecido que todos los bienes materiales y las deudas contraídas durante el matrimonio pertenecen a ambos en proporciones iguales. Debido a que el papel de la mujer ha crecido a lo largo de los años, cada vez es menos común que se elija este régimen. No obstante aún existe una parte importante de la población que lo elige.Cualquier compra o adquisición hecha antes o después del matrimonio es de quién la ha hecho. Cualquier asunto relacionado con estos bienes interesa exclusivamente al dueño. La pareja no tiene por qué verse involucrada, al menos no legalmente. Muchas parejas la consideran la mejor opción considerando las altas tasas de divorcio.
En EspañaPor defecto, todos los matrimonios tienden a la “sociedad de gananciales”, es decir, a los bienes mancomunados. Bajo este régimen solo una de las personas administra los bienes, sin embargo en caso de separación se dividen 50-50.Solo en las Islas Baleares y Cataluña no se aplica por defecto la sociedad de gananciales. De hecho, la que se aplica es la separación de bienes. Además, en toda España, las personas casadas tienen derecho a cambiar de régimen en el momento que deseen. Esto siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo.
En ArgentinaTambién conocido como “régimen patrimonial de comunidad” o simplemente como “ganancialidad”. Todos los bienes se consideran gananciales. Esto quiere decir que son “repartibles” en casos de divorcio. No obstante, existen excepciones, tal es el caso de los bienes heredados  y de los donados.Hasta hace poco (2015) el régimen de ganancialidad era el que se otorgaba por default. Hoy en día los ciudadanos tienen la opción de elegir cual régimen les conviene más. Incluso tienen derecho a cambiarlo una vez al año.

Artículos Relacionados

Referencias