¿Cuál es la diferencia entre Fascismo y Comunismo?

communism2hitler-mussolini

Comunismo y fascismo son filosofías políticas. Ambas se originaron en Europa y ganaron popularidad a mediados del siglo XX. El comunismo es un sistema basado en la teoría de la igualdad económica que persigue el ideal de una sociedad sin clases sociales, mientras el fascismo es nacionalista. Éste es un sistema con clases sociales muy marcadas y rígidas que es dirigido por un dictador todopoderoso.

Tabla de comparación

Comunismo
Fascismo
FilosofíaCada quién da de acuerdo a sus habilidades y para cada quién de acuerdo a sus necesidades. El libre acceso a los artículos de consumo es sólo posible gracias y a través de los avances en la tecnología, los cuales darán paso a la abundancia.El Estado debe buscar a toda costa la gloria, incluso a través de la guerra. Se enaltece el pasado de la nación, se busca el regreso a él. El individuo funciona mejor cuando cumple su rol, que es el de engrandecer y glorificar al Estado. Otras filosofías pueden variar dependiendo de cada país.
IdeologíaTodas las personas son iguales, es por eso que las clases sociales no tienen sentido. El gobierno debe ser propietario de todos los medios de producción (incluidas las tierras). Las personas deben trabajar para el gobierno y los resultados colectivos deberán ser distribuidos equitativamente.El Estado y la industria deben estar unidos, pero el Estado le dice a la industria lo que debe de hacerse. El corporativismo en Italia, el nacional- socialismo en Alemania. Planeación central de la economía nacional. Redistribución de las riquezas (Nazis).
Defensores claveKarl Marx, Friedrich Engels, Vladimir Lenin, Leon Trotsky, entre otros.Benito Mussolini y Adolf Hitler son dos de los más famosos fascistas.
Elementos claveGobierno centralizado, economía planificada, dictadura del proletariado, propiedad común de las herramientas de producción, no existe la propiedad privada. También hay igualdad entre géneros, y entre todas las personas en general. Además suele tener un enfoque internacional, antidemocrático con un sistema unipartidario.Idealismo, gobierno centralizado, “Darwinismo” social, economía planificada, antidemocracia, meritocracia, nacionalismo extremo, militarismo, racismo (nacismo). Existe una exageración de los roles tradicionales de género. Sistema unipartidista.
DefiniciónEs una teoría o sistema internacional de organización social basado en la tenencia de la propiedad común, con título a nombre de la comunidad, del Estado. Además rechaza los mercados libres y el capitalismo en cualquiera de sus formas.Es un Estado extremadamente nacionalista, autoritario, guiado normalmente por una persona a la cabeza de un solo partido. No existen las elecciones democráticas de quienes los representan. Tampoco existe el mercado libre, el individualismo o la gloria para uno sólo. El Estado controla la prensa y todos los medios de comunicación.
Sistema políticoUna sociedad comunista no tiene Estado y es gobernada directamente por el pueblo. Esto, sin embargo, nunca ha podido ser puesto en práctica.Un líder (por lo general carismático) posee la autoridad absoluta. Los consejeros de gobierno son elegidos por méritos y no por voluntad. El nepotismo es una práctica común.
Movimientos políticosLeninismo, Trotskyism, Marxismo- Leninismo, Maoísmo, Comunismo de Izquierda, Stalinismo, etc.Nacional-socialismo, neo-sindicalismo, nacismo, strasserismo, neo-nacismo, nacional bolchevismo, etc.
Propiedad privadaEstá abolida. El concepto de propiedad está negado y es remplazado con el concepto de bienes comunes y el de propiedad privada con el de “propiedad” pública.Está permitida, siempre y cuando se antepongan el servicio, obediencia y utilidad al Estado.
Coordinación económicaLa planeación económica coordina todas las decisiones concernientes a las inversiones, producción y asignación de los recursos. Ésta se hace con términos de unidades físicas, y no de dinero.La industria suele ser iniciativa privada, con dueños particulares. Sin embargo, el Estado es quien dicta las normas y el uso de las inversiones. La planeación está basada en la productividad laboral proyectada a futuro y no en el dinero.
Estructura de la propiedadLos medios de producción son de todos, lo que significa que no hay una entidad o individuo que pueda ser dueño de los bienes de producción.Los medios de producción son propiedad privada, sin embargo son dirigidos por el Estado. Ésta está sometida a la dirección e intereses del Estado en primer lugar.
Sistema económicaLos medio de producción son manejados por todos, anulando así el concepto de propiedad dentro de los bienes de producción. La producción está organizada para cubrir las necesidades humanas sin la necesidad de dinero. El comunismo busca la condición en la que existe abundancia material.Autarquía (un Estado autosuficiente). También es keynesiano. En contra de los mercados financieros internacionales y la usura. Tampoco apoya a los sindicatos como tales, y está en contra de las organizaciones sindicales.
Estructura socialNo hay clases sociales, es decir, no existen distinciones entre las personas.En el fascismo italiano la estructura estricta de clases sociales era considerada necesaria para evitar el caos. Por otro lado, en el nacismo alemán todas las distinciones de clases fueron eliminadas. Sin embargo, el nacismo creía en la supremacía de una raza superior (aria). En cambio, el fascismo italiano no era considerado racista, al menos no en doctrina.
ReligiónEstá abolida. Todas las religiones y creencias metafísicas son rechazadas.El fascismo es una especie de religión cívica: los ciudadanos adoran al Estado a través del nacionalismo. El Estado sólo apoyaba a aquellas organizaciones religiosas que estaban histórica o nacionalmente ligadas al Estado. Un ejemplo de esto es la Guarda de Hierro en Rumania, que contaba con el apoyo de la Iglesia Ortodoxa Rumana.
Libre albedríoEn la teoría las decisiones económicas y políticas las toma el “voto” colectivo. En la práctica se usan manifestaciones, propaganda y la fuerza para controlar a la población.El individuo es considerado irrelevante, en todo momento se deben someter a las órdenes del líder. Los roles de género suelen ser exagerados.
Agentes de cambioEl gobierno en un Estado comunista es el agente de cambio, y no tanto los mercados o el deseo de los consumidores. El cambio gubernamental puede ser lento o veloz, esto depende del cambio en la ideología entre otros factores.El gobierno de un Estado fascista es el único agente de cambio. Los mercados o los deseos de los consumidores pasan a último lugar. El cambio gubernamental puede ser lento o veloz, esto depende principalmente de los resultados laborales o de la voluntad del dictador.
EjemplosIdealmente no existe un líder, las personas gobiernan directamente. Aunque en realidad esto nunca ha sido puesto en práctica, lo que sí ha trascendido es el sistema unipartidario. Algunos ejemplos de Estado comunista es la antigua Unión Soviética, Cuba y Corea del Norte.Los gobiernos fascistas son liderados por una sola persona: un dictador. Esto no es considerado como una aberración de la doctrina, sino por el contrario, es un elemento clave de la misma.
DiscriminaciónEn teoría, todos los miembros del Estado se consideran iguales.Existe la creencia de que hay una raza superior en el nacismo. También creen que hay una nación que es superior a las demás (nacismo y fascismo). Sólo existen dos géneros (M y F). Los enfermos mentales, los discapacitados, los alcohólicos, homosexuales, judíos, etc. eran las principales víctimas de discriminación.
Métodos de controlTeóricamente el Estado no ejerce ningún tipo de control.El fascismo emplea la fuerza (policía secreta, intimidación por parte del gobierno, campos de concentración y asesinato). De la misma manera, se usa la propaganda, las manifestaciones, etc.
AntecedentesFue teorizado por Karl Marx y Friedrich Engels a mediados del siglo XIX como una alternativa al capitalismo y al feudalismo. El comunismo no pudo ser “probado” hasta después de la revolución rusa a principios de 1910.El imperio romano es considerado una entidad fascista. Las primeras teorías fascistas se basaban en los ejemplos dejados por el imperio romano.
Sobre el mundoEl comunismo es un movimiento internacional. Los comunistas de un país suelen ser solidarios con los comunistas de otros países. Sin embargo, desconfían de los países nacionalistas. De la misma manera, les disgustan las grandes industrias.Los fascistas son ultra nacionalistas y se identifican con otras naciones y sus líderes siempre y cuando también sean nacionalistas. Los fascistas no confían en el internacionalismo y difícilmente aceptan tratos internacionales. Para ellos, no existe el concepto de leyes internacionales.

Contenidos: Fascismo vs. Comunismo

1. ¿Qué son el comunismo y el fascismo?
1.1 Filosofía comunista
1.2 Filosofía fascista
2. Estructuras sociales y jerarquías de clases
3. Sistema político
4. Sistema económico
5. Garantías individuales
6. Historia del comunismo y el fascismo en práctica
7. Ejemplos actuales
7.1 Comunistas y fascistas célebres
8. Comunismo y fascismo dentro de sistemas capitalistas
9. Referencias

¿Qué son el comunismo y el fascismo?

Como un sistema socio-económico, el comunismo considera que toda propiedad es comunal, es decir, del estado o de la comunidad. Este sistema recalca la importancia de una sociedad sin clases, donde no existan diferencias entre los ricos y las clases trabajadoras, entre hombres y mujeres o entre razas. Aunque el comunismo marxista es la forma más común de comunismo, también existe el comunismo no-Marxista.

Por otro lado, y como ha sido evidenciado en las múltiples definiciones existentes del fascismo, hay muchas variaciones dentro de lo que los sociólogos llaman “fascismo”, como tal. No obstante, se intentará dar una descripción general de sus implicaciones. El fascismo, es también un sistema económico y político, sin embargo, este se enfoca en el Estado-nación, el cual es dirigido por un dictador dentro de una estructura social rígida. Dentro del fascismo, son muy apreciadas cualidades como la masculinidad exagerada, la juventud, las actitudes violentas, y el militarismo. Asimismo, cualquier idea exterior que no comulgue con el estado-nación es altamente indeseable, por lo tanto, el fascismo con frecuencia rechaza al conservacionismo, al liberalismo, la democracia y el comunismo por igual. También es hostil hacia conceptos como la igualdad entre géneros y entre razas.

Filosofía comunista

El comunismo puede ser rastreado hasta Tomás Moro, un prominente teólogo y escritor inglés, quién escribió acerca de la sociedad basada en la propiedad común en su obra Utopía, de 1516. El origen del comunismo como se le conoce hoy en día está asociado comúnmente con Karl Marx y Friedrich Engels, dentro de su obra El Manifiesto Comunista, de 1848. Marx fue un crítico de la revolución industrial; estaba convencido que el capitalismo abusaba de la clase trabajadora.

Dentro de su obra, Marx y Engels proponen un sistema comunista, donde la propiedad es de la comunidad. Esta comunidad debe ser atea y sin clases, para eliminar las diferencias entre el proletariado y la burguesía. Marx y Engels argumentan en su obra que lograr este estado eliminaría todos los problemas causados por la desigualdad y la explotación y esto colocaría al ser humano en un alto grado de progreso. Sin embargo, Marx y Engels nunca describen como lograr esta sociedad, dejando un espacio en blanco para que alguien más lo llene.

De 1917 a 1924, Vladimir Lenin fue líder del Partido Comunista en Rusia, estableciendo la estructura y dirección que la ideología tendría. Su visión de un estado comunista global fue más allá de la “revolución obrera” de Marx. Con ese fin, Lenin buscó influenciar al comunismo y el rumbo de su expansión por Europa. No obstante, el partido enfrentó luchas internas por el poder, lo que llevó a la expulsión y el exilio de líderes clave, como León Trotsky. Esto dejó al régimen comunista ruso a la merced del oportunismo hasta la muerte de Lenin. Frente a ese vacío, entró Joseph Stalin, quién rechazó lo teórico a cambio de solidificar el poder.

El desarrollo del comunismo alrededor del mundo fue influenciado desde 1930 debido a problemas económicos, especialmente en territorios post-coloniales, como algunos países de Asia y África, así como en regiones políticamente inestables como en Centro y Sudamérica. A pesar de que Rusia intentó tomar el rol principal a través de su influencia económica y militar, tal como hizo China en Asia, la falta de un verdadero éxito económico hasta ahora, ha limitado las “ganancias” logradas por el comunismo.

Filosofía fascista

El fascismo se apoya de la gloria del Estado-nación. Sus orígenes se encuentran en los movimientos nacionalistas de finales del siglo XIX. Un par de hombres franceses, Charles Maurras y Georges Sorel, escribieron acerca del nacionalismo integral y el sindicalismo radical como formas de crear una sociedad más próspera y orgánica. Estos escritos inspiraron al italiano Enrico Corradini, quien postuló un movimiento racional-sindicalista liderado por fuerzas aristocráticas y antidemocráticas. Combinado con el futurismo de principios del siglo XX, doctrina que forzaba el cambio, incluso a través de la violencia, el fascismo comenzó a tener sus primeras apariciones en la Italia del comienzo de la Primera Guerra Mundial. No obstante, el fascismo se desarrolló de formas diferentes en cada país (principalmente en Italia, Alemania, España, Portugal, etc) y en algunos como en Francia, incluso fracasó.

A pesar de los diferentes procesos de desarrollo, los regímenes fascistas comparten varias características. Entre estas, el extremo nacional-militarismo, la oposición a la democracia parlamentaria, políticas económicas conservadoras que favorecen a los que más tienen, desprecio hacia el liberalismo político y cultural, la creencia de la naturalidad de las jerarquías sociales y el deseo de crear un Volksgemeinschaft (“comunidad de la gente” en alemán). En este, los intereses del individuo son subordinados a la bondad de la nación. Las otras dos características emergieron en la práctica: la vinculación de los intereses corporativos a la voluntad del Estado y el control absoluto de los medios, con propaganda generalizada por todos lados.

Estructuras sociales y jerarquías de clases

Los comunistas inspirados por el Manifiesto Comunista creen que las clases jerárquicas deben ser abolidas por el Estado aprovechando el control de la propiedad privada y la industria, y por lo tanto aboliendo la clase capitalista. De la misma forma, frecuentemente se oponían a otros constructos sociales como los rígidos roles de género.

Contrario a la meta comunista de una sociedad sin clases, el fascismo defiende una estructura de clases estricta, asegurando que cada miembro de la sociedad tenga un rol específico e inmutable. A menudo dentro de las sociedades fascistas, las mujeres están restringidas al hogar y el cuidado de los niños. Además, ciertas razas o grupos étnicos se consideran superiores, y se promueve la unidad racial o étnica por encima de la individualidad y la diversidad. Un ejemplo es el régimen fascista de Hitler, que glorificaba la raza aria y pretendía exterminar a los judíos, los gitanos y los polacos durante la Segunda Guerra Mundial. Incluso grupos con diferencias marcadas o incluso “sospechadas” solamente, también fueron perseguidos, como los homosexuales, discapacitados y los comunistas.

Sistema político

Ambos sistemas, el fascismo y el comunismo, están contra los procesos democráticos, pero de formas diferentes. El fascismo menosprecia las democracias parlamentarias. Los líderes como Hitler y Mussolini participaron en políticas electorales antes de llegar al poder. Sin embargo, después de tenerlo, abolieron los partidos políticos, se opusieron al sufragio universal y se convirtieron en una especie de dictadores vitalicios.

En los países comunistas, la democracia parece ser un camino hacia el poder (se elige a la mayoría comunista), pero la tendencia es un solo partido político para gobernar. Aunque las elecciones continúan teniendo lugar, el partido comunista del país en cuestión sigue siendo la única opción elegible. Los líderes del partido suelen ser elegidos por su edad en vez de por sus méritos. Un comité central dentro del partido debate y básicamente establece el camino que el partido seguirá. Aunque el comunismo pregona la inclusión, su tendencia es más bien elitista, y la concentración del poder se centra solo en un partido político.

Sistema económico

El comunismo se basa en la igual distribución de la riqueza. El principio del comunismo marxista era “de cada cual según sus capacidades y a cada cual según sus necesidades”. Todos dentro de una sociedad reciben una parte igual de los beneficios que sus trabajos generan, por ejemplo, alimentos y dinero. Para poder asegurar que todos reciban una cantidad igual, todos los medios de producción deben pertenecer al Estado.

El fascismo, por otro lado, permite la existencia del sector privado, sin embargo su sistema económico se enfoca en el fortalecimiento y la glorificación del Estado. Tanto la Alemania como la Italia fascistas buscaban la autosuficiencia, para así poder sobrevivir completamente sin tener que comerciar como otras naciones.

Garantías individuales

Tanto el comunismo como el fascismo, favorecen a la sociedad como un conjunto por sobre las individualidades. Dentro del comunismo, la religión y la propiedad privada son abolidas, el gobierno controla todo el trabajo y el dinero. Las decisiones personales, como la profesión y la educación suelen ser dictadas por el gobierno. Por otro lado, aunque la propiedad privada es permitida en el fascismo, casi todas las demás opciones son también controladas para así incrementar el poder del Estado.

Historia del comunismo y el fascismo en práctica

El primer ejemplo aplicado en la vida real del comunismo marxista tuvo lugar en 1917, en Rusia, cuando el partido bolchevique tomó en poder en la Revolución de Octubre. Los líderes rusos de ese entonces, como Vladimir Lenin y León Trotsky eran considerados ejemplos dignos de ser imitados en otros países e impulsar el crecimiento de los partidos comunistas en toda Europa. Como reacción a la creciente amenaza comunista, el fascismo apareció en Italia y Alemania.

El fascismo moderno se originó en Italia, en la década de 1920, cuando Benito Mussolini tomó el poder y acuñó el término “fascismo” para describir su forma de gobernar. El enfoque estaba en el nacionalismo más que en la inclusión hacia un “estado comunista global”, que muchos temían, podría producir marionetas del partido comunista ruso. Para impedir que los empleados intentaran tomar el control de sus trabajos, las corporaciones y los principales motores económicos fueron tomados por el gobierno (nacionalizados), uniendo los negocios con el gobierno y creando así monopolios. El fascismo se expandió por Europa, incluida Alemania, en 1933 con los nazis y Portugal en 1934.

El comunismo se dispersó a lo largo de Europa y Asia, estableciendo una constante presencia en los debates políticos de los países dominantes, como Inglaterra, Francia y Estados Unidos. En China el ascenso del partido comunista, guiado por Mao Zedong, fue el resultado de una guerra civil. La caída de China al comunismo causó mucha preocupación en Europa y Estados Unidos, aunque esta preocupación fue puesta en pausa debido al inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Una vez terminada la guerra, se formó la Unión Soviética, uniendo inevitablemente a varios países a su coalición comunista. China, por otro lado, se volvió activa en su esfera asiática de influencia, apoyando a Corea del Norte contra la apoyada por Estados Unidos, Corea del Sur en la Guerra de Corea. Esto contribuyó a que Corea del Norte permaneciera como una nación comunista. Vietnam también fue un caso sin precedente, cuando entró en guerra contra los “defensores de la democracia”, Estados Unidos. Este último perdió la guerra, lo que resultó en los países vecinos Laos y Camboya estableciendo gobiernos comunistas.

De la misma forma, el comunismo encontró apoyo en Sudamérica, Centroamérica y África. No obstante, varios de estos regímenes fueron derrocados por varios golpes de estado influenciados por Estados Unidos. Una excepción es Cuba, cuyo gobierno fue destituido por las fuerzas de Fidel Castro en 1959 y declaró su lealtad a la Unión Soviética. Desde ese entonces ha permanecido como una nación comunista.

El fascismo fue derrotado en la Segunda Guerra Mundial, pero España, bajo el mando de Francisco Franco, continúo siendo un régimen fascista hasta 1970. Otros regímenes fascistas emergieron en Sudamérica y África, sin embargo no duraron mucho en el poder.

La propagación del comunismo, aunque fue extensiva, fue probablemente menos exitosa de lo que puso ser debido a la falta de colaboración entre la Unión Soviética y China. Esta falta de cooperación se debió a que cada uno practicaba una filosofía diferente de “verdadero comunista”. El colapso de la Unión Soviética en 1989 y la depresión económica de China que duró más de 50 años, se añadieron al fracasó de los demás gobiernos comunistas, lo que llevó a un abandono a gran escala del comunismo como teoría política.

Ejemplos actuales

Para el 2015, China, Cuba y Corea del Norte eran los más prominentes de cerca de doce países comunistas (de los más de 210 que hay en el mundo). No obstante, China ha adoptado prácticas básicas capitalistas y se ha logrado ubicar como la economía de mayor crecimiento a nivel mundial. Cuba, por otro lado, ha aceptado normalizar su relación con Estados Unidos (incluido el aspecto económico).

Ningún país actualmente opera bajo una filosofía fascista, sin embargo el neo-fascismo (o neo-nacismo) existe en varios países, entre ellos Estados Unidos.

Comunistas y fascistas célebres

Entre los simpatizantes más notables del comunismo en los Estados Unidos se encuentran los cantantes Woody Guthrie, Pete Seeger y Paul Robeson. También están los activistas Angela Davis y Bill Ayers, así como los espías Alger Hiss y los Rosenbergs. Muchas personas apoyaron abiertamente al comunismo en las décadas de los 20’s y los 30’s. No obstante, fueron los 50’s quienes vieron el ascenso del senador Joe McCarthy y el Comité de Actividades Antiestadounidenses (HUAC). Este llevó a cabo cientos de “investigaciones” en la búsqueda de simpatizantes comunistas. Aunque tener tendencias comunistas no es un delito en Estados Unidos, este comité apenas encontró evidencia de una conspiración comunista. Esto bastó para que algunas personas sufrieran daños irreparables en sus reputaciones, como aquellos de la Lista Negra de Hollywood.

Algunos famosos estadounidenses, así como algunas compañías americanas, estuvieron relacionados con los regímenes fascistas europeos. Esto sucedió sobre todo con los nazis alemanes, aunque mucho retiraron su apoyo al partido alemán después. Entre los más conocidos Charles Lindbergh, William Randolph Hearst, Henry Ford y Joseph Kennedy, papá de John F. y Ted Kennedy.

El comunismo y fascismo dentro de sistemas capitalistas.

Muchas personas consideran al capitalismo, el comunismo y el fascismo sistemas completamente separados, pero comparten varios elementos. Dentro de los sistemas capitalistas la presencia del “dominio público” trabaja para ser compartida por todos y sigue un principio comunista. De la misma manera trabaja el sistema de educación pública. Las compañías que son propiedad de los empleados, o cooperativas, siguen un modelo comunista al dar a los trabajadores los mismos derechos y privilegios de los que gozan los dueños.

La persuasión política es un rasgo fascista de los sistemas capitalistas, especialmente en Estados Unidos. Esto permite e incluso fomenta que la riqueza de los negocios tengan influencia en las legislaciones. Así, las corporaciones pueden cimentar alianzas con el gobierno y pasan por alto los derechos de los ciudadanos.

Referencias (en inglés)

Artículos Relacionados